Tal y como ha publicado Cazavisión, los avances de la peste porcina africana (PPA) han sido confirmados por las autoridades alemanas tras la aparición de nuevos casos de jabalíes infectados en suelo polaco, a solo 12 kilómetros de la frontera con el estado alemán de Sajonia.

Lo cierto es que la peste porcina africana sigue imparable su avance por la Unión Europea. Hace algún tiempo informábamos de la aparición de un jabalí muerto por PPA a ochenta kilómetros de Alemania, dentro del territorio de Polonia.

La situación se viene agravando por momentos y ahora está aún más cerca. Más cadáveres de jabalíes infectados han aparecido cerca de la frontera germana, en este caso, a solo 12 kilómetros del estado de Sajonia.

Después de la confirmación de los nuevos brotes mencionados por parte de las autoridades la ministra alemana de Agricultura, doña Julia Klöckner, y su colega polaco, el señor Krystof Ardanowski, han acordado nuevas medidas preventivas, que se suman a las ya existentes. Las mismas son las siguientes:

  • Establecer una zona blanca a lo largo de toda la frontera para evitar que los jabalíes infectados pasen de Polonia a Alemania. En 2018, esta actuación fue llevada a cabo y se evitó (al menos por el momento), que los ejemplares migrasen de Bélgica a Francia.
  • Alemania colaborará con su país vecino en la construcción de vallas protectoras en suelo polaco.
  • Intensificar la cooperación en el campo de la ciencia y la investigación, relacionada con la erradicación de la PPA.
  • Ambos países redactarán una declaración conjunta en la que se comprometan a una “reducción drástica” de las densidades de jabalíes haciendo uso de la caza si es necesario. La detallan además como “una medida preventiva efectiva”.

No obstante, estas medidas tal vez solo pueden servir para retrasar una llegada de la pandemia a Alemania que actualmente parece inevitable. A raíz del problema, el país ha elaborado recientemente una normativa donde se recogen puntos específicos relativos a la PPA.

Algunos de los cambios introducidos son el uso de trampas para captura en vivo teniendo que sacrificar a los cochinos en el menor tiempo posible. También se ha permitido la utilización de luces artificiales y la realización de cacerías nocturnas de jabalíes.

Asimismo, se elimina la prohibición de cazar en un radio de 300 metros de zonas de alimentación y zonas de cruce de puentes. Igualmente, pueden abatirse todo tipo de ejemplares, incluidas hembras y crías.  Tal vez fuera el momento de que en todas las CC.AA. (Comunidades Autónomas) de España, ante la gran sobrepoblación que actualmente hay de jabalíes se tomarán, con carácter de urgencia, medidas de esta naturaleza (ya tenemos, por ejemplo, a un jabalí cruzando la M 30 a plena luz del día).

Fonte: Boletín Ágora TOP GAN